MÁS DE 10 AÑOS AYUDANDO A CREAR EMPRESAS HUMANAS
03 de Diciembre de 2014

Apple Pay vs. Google Wallet - El pago móvil a examen

Con la inminente llegada a nuestro país de Apple Pay queremos hacer una comparativa entre los dos sistemas de pago móvil que, creemos, que se van a repartir la mayor parte de la tarta que supone el pago a través del móvil en los próximos años.


Apple Pay vs. Google Wallet - El pago móvil a examen

Desde que Apple anunciase en su conferencia del pasado mes de Septiembre el lanzamiento de Apple Pay parece que se va a establecer una dura batalla entre los dos servicios de pago por móvil que más han llamado la atención los últimos años, Apple Pay y Google Wallet, hay que mencionar que Microsoft lanzó su servicio de pago denominado Wallet para Windows Phone 8 pero nadie lo usa en la actualidad quedando en un punto muerto desde el 2012, su año de lanzamiento, así que nos centraremos en estos dos servicios que usan los smartphones como herramientas desde las que poder realizar pagos en los diferentes establecimientos comerciales.

Estos pagos dependen de la tecnología NFC (Near Fields Communication) a través de la cual el smartphone se comunica con un terminal de venta situado en el establecimiento sin necesidad de tener contacto físico entre los dispositivos. Los pagos se realizan a través de una tarjeta de crédito o débito asociada a tu terminal.

Pero veamos las características básicas en detalle:


Dispositivos desde los que se pueden usar y en qué países

Apple Pay: funciona en  iPhone 6 y en el iPhone 6 Plus, los dispositivos anteriores no poseen el hardware necesario, es decir, no tienen NFC.

Google Wallet: Funciona en una cantidad importante de dispositivos Android ya que éstos llevan unos años incorporando el NFC a sus terminales. De esta manera Google Wallet está disponible para cualquier terminal Android que tenga NFC y una versión de S.O: superior a la 4.4 (KitKat). 


De momento sólo están disponibles en EEUU ambos sistemas. Aunque Apple Pay es el sistema que, muy probablemente, se extienda antes por el resto del mundo, esto quiere decir que, si vives en EEUU, un país en el que Google Wallet está muy instalado puedes usar cualquier sistema, pero si vives fuera estarás casi obligado a comprarte un iPhone porque Google no muestra intención, de momento, de abandonar la comodidad que le ofrece su posición privilegiada en el mercado americano, mercado en el que lleva más de 3 años instalada.  


La experiencia del pago

Se necesita al menos tener una tarjeta de débito o crédito asociada a Google Wallet o Apple Pay. Una vez esté asociada el proceso para pagar es el siguiente en cada plataforma:

Apple Pay: Sacar el iPhone, colocar un dedo en el sensor de huella (Touch ID) sin presionarlo y sostenerlo encima de un terminal de pago del establecimiento. El iPhone usa Touch ID para autentificar tu huella e inmediatamente procede al pago, evitando el tener que desbloquear el teléfono antes de pagar. 

Google Wallet: Sacar el dispositivo, desbloquear la pantalla con un PIN o cualquier otro método de desbloqueo que tengas y sostenerlo encima del terminal de pago, después tienes que introducir el PIN de Google Wallet, un PIN diferente (en teoría) al de tu teléfono por motivos de seguridad y ya está. De esta manera, donde Apple Pay usa simplemente tu huella digital Goole Wallet exije la introducción de dos PINs diferentes, al menos no pide abrir la aplicación antes del pago. 


Las empresas nunca tienen los datos de tus tarjetas

Uno de los grandes problemas con el uso de las tarjetas es que, al usarlas en tantos establecimientos era posible que hubiese problemas de seguridad en el uso de las mismas. En este aspecto tanto Apple Pay como Google Wallet tienen una gran ventaja ya qeu, a la hora de gestionar el pago ni el empleado ni la empresa en la que realizas la compra accede nunca a los datos de tu tarjeta, ellos simplemente reciben un código único de transacción que les permite hacer un cargo, de manera que cualquier tipo de malware que pudiese haber jamás podría robarte los datos de tus tarjetas para usarlas después contra tu voluntad.


En el caso de Apple Pay los datos de ese pago seguro se almacenan en el propio iPhone mientras que en Google Wallet todo se almacena en la nube de Google.


Un pequeño resumen crítico de cada sistema

En Google Wallet está claro que el punto flaco es el tener que usar dos PINs en el proceso de compra. 

Por contra, Apple está haciendo lo que hace siempre, no está descubriendo una nueva tecnología sino que la está puliendo y adaptando al usuario, lo que, en teoría puede parecer que impactará en un número mayor de usuarios aunque no hay que olvidar que en EEUU existen hoy en día muchos más terrminales de venta con NFC incorporado que terminales clásicos y que, al tener un mayor número de dispositivos compatibles en el mercado Google Wallet está muy implantado en ese mercado.

De todas maneras, el hecho de que Apple haya apostado por esta tecnología es una muy buena noticia para Google Wallet porque dispara la presencia de terminales NFC y ofrece a sus usuarios más estímulos para apreciar esta herramienta.


Y, ¿cual es mejor?

Aunque ésta no sea la cuestión realmente a tratar, si realmente nos tenemos que mojar por una u otra opción creemos que Apple Pay es mejor que Google Wallet debido a dos factores principales, el uso de la huella digital hace el proceso de compra mucho más rápido que la introducción de dos PINs, por otro lado el estar presente en varios países a corot plazo, no sólo en EEUU, le hará ganar muchos enteros.


Si estás planteando instalar la tecnología NFC en tu negocio y deseas asesoramiento o simplemente desarrollar una aplicación para tus clientes no lo dudes y ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados en ayudarte.

Comentarios

Si te gusta el blog, o simplemente quieres dejar tu opinión sobre Apple Pay vs. Google Wallet - El pago móvil a examen puedes hacerlo aquí:

ENCUÉNTRANOS

      Facebook
      Twitter
      Google Plus